80

El pontífice había dicho, en forma de broma, que sufre de la llamada “enfermedad de las monjas”

Debido a un dolor en la rodilla, y por consejo médico, el papa Francisco interrumpió las actividades previstas para este martes 26 de abril de 2022, incluida la participación en el Consejo de Cardenales, cuya nueva sesión está en marcha estos días. Así informó hoy la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Apenas ayer, el Papa manifestó que le dolía la rodilla, y dijo en forma de broma que “es una enfermedad del pasado”, a la que se le llamaba la «enfermedad de las monjas» porque ellas rezaban mucho tiempo de rodillas y se enfermaban.

En la audiencia del lunes, el Papa estuvo sentado y se disculpó ante los trinitarios a quienes recibió, pero no pudo ponerse de pie.

“Después de la foto voy a saludar, pero discúlpenme, tengo que hacerlo sentado, no de pie, porque mi rodilla… Es esa enfermedad que antes se llamaba ‘enfermedad de las monjas’, porque era la época en que las monjas rezaban, ¡y de tanto rezar de rodillas se enfermaban! Esto se curará, pero mientras tanto debemos hacer las cosas bien”.

El pontífice sufre desde hace varios meses una lesión en la rodilla derecha que le impide estar de pie durante mucho tiempo y le provoca una marcada cojera. Este año se vio obligado a cancelar su participación en varios eventos, incluido un viaje a Florencia a finales de febrero, debido a los dolores causados por una «gonalgia aguda» en la rodilla.

El 24 de abril, como en varias misas anteriores, decidió no presidir la misa del Domingo de la Misericordia, sino asistir a ella leyendo la homilía desde su asiento.

Asimismo, el Papa ha participado en la misa exequial del cardenal mexicano, Javier Lozano Barragán (1953-2022) en el Altar de la Cátedra de la Basílica Vaticana, y, por su dolor en la rodilla, el Papa solo presidió el rito de la Ultima Commendatio y de la Valedictio.

Fuente: Aleteia.org